ALAMBRE

Con el alambre se pueden elaborar objetos realmente decorativos. Su versatilidad permite la realización de rulos y arabescos o formar palabras como si las escribiéramos con alambre.
El resultado siempre es llamativo, ya sea colgando contra una pared, en un árbol o en cualquier rincón, tanto de interior como de exterior. Las posibilidades del alambre son muchísimas. Pueden estar pintados o en crudo, lo que le da una apariencia bien rústica ya que con el tiempo y al exterior, se oxida, y esa tonalidad campestre es atractiva, pueden llevar detalles como alguna pieza de vidrio o cuentas “tejidas” con el mismo alambre.